PRECAUCIÓN EN NIÑOS FRENTE A LA ALTURA

Al igual que el adulto, el niño puede sufrir el mal de altura y la acción a tomar en este caso tiene algunas peculiaridades. En estas circunstancias, la planificación de la estancia en altura, en particular con respecto a las distintas etapas, el acceso a la atención médica y las posibles vías de evacuación, es particularmente importante.

Se considera que, a la edad de ocho años, los síntomas potenciales son similares a los del adulto, es decir, la aparición de dolores de cabeza en un niño no acumulado pocas horas después de su llegada a una altitud superior a 2500 metros. Los siguientes síntomas suelen estar asociados: inapetencia, náuseas, vómitos, insomnio, astenia.

El mal agudo de montaña o MAM es una reacción del cuerpo a la altura. La MAM está relacionada con la caída de la presión de oxígeno en el aire (hipoxia) y, en consecuencia, con la falta de presión de oxígeno en nuestra sangre (hipoxemia). Tenga en cuenta que en los niños más pequeños, puede presentarse solo por un aumento de la irritabilidad, falta de impulso y también una disminución del sueño y el apetito. Sin embargo, debe observarse que a esta edad, estos síntomas también pueden ser secundarios al cambio en el entorno debido al viaje y que la presencia de un MAM puede ser difícil de establecer.

Para todas las enfermedades de altura, el ascenso progresivo es la medida preventiva más importante. Siempre tenga cuidado de dividir los pasos y no exceder los límites de resistencia del niño, que son menores que los del adulto. Por encima de los 3000 m, la diferencia de altitud entre los lugares donde uno duerme no debe exceder de 300 a 400 m por día en promedio.

También se debe tener cuidado para mantener una hidratación adecuada y la ingesta de calorías, especialmente en carbohidratos. Dada la leve presentación de MAM en niños y su buena respuesta al tratamiento sintomático, normalmente no se recomienda la prevención de fármacos.

Los fríos y rápidos cambios en la presión o las temperaturas atmosféricas, así como el sol, son elementos a tener en cuenta para proteger a los mejores niños. En caso de síntomas, volver a bajar se vuelve obligatorio y actúa de inmediato. Una pérdida de elevación de solo 500 m puede mejorar rápidamente la condición de la persona enferma.

Viajar a la Cordillera Vilcanota
En la región andina de Perú la altura varía entre los 1800 y hasta 6000 metros sobre el nivel del mar dependiendo del pueblo, ruina o montaña que quieran visitar. En donde la Cordillera Vilcanota varía desde 3 900 a 6000 dado por es muy importante tener las precauciones para las expediciones.

Descubrir las montañas de Vilcanota con niños es una experiencia inolvidable, pero antes de viajar con los pequeños de la familia hay algunos consejos que conviene seguir. El mal de altura, “soroche” o “apunamiento” es básicamente un malestar físico que se siente en lugares con una altura muy elevada del nivel del mar y se produce por la disminución porcentual de la concentración de oxígeno y la disminución gradual de la presión atmosférica.

Lo más común es que el mal de altura se manifieste después de los 3500 metros, aunque puede llegar a aparecer a partir de los 3000 m. En la mayoría de los casos sólo provoca algunos síntomas como dolor de cabeza, cansancio y una pequeña ansiedad provocada por la dificultad que se siente al respirar. Generalmente las manifestaciones se superan luego de unas horas o al día siguiente de estar en la altura y los síntomas empiezan a disminuir hasta que prácticamente desaparecen.

Consejos importantes
El primer día no hacer esfuerzo físico, es difícil que los niños se queden quietos, pero por lo menos que no corran demasiado, ni suban y bajen escaleras.
• Tomar mucha agua para mantener el organismo hidratado.
• Comer liviano, una buena alimentación favorece la aclimatación.

• Caminar despacio y parar si se sienten cansados. • Los dulces son buenos para el mal de altura, es recomendable tener algún caramelo guardado para los niños por si aparece algún síntoma.
• Tomar un mate de coca o mascar la hoja es el mejor remedio natural y ayuda a combatir el mal de altura. Los niños pueden tomarlo.
• La muña es otra planta que se utiliza mucho en la región andina para combatir el mal de altura, es buena para malestares estomacales, mareos y dificultades para respirar.
• Hay remedios, como por ejemplo el “soroche pills”, que se consigue en las farmacias así como también en el aeropuerto de Lima.
• Antes de viajar a un lugar de altura lo mejor es consultar al pediatra de los niños para estar bien informado. Lo más seguro es que a los pequeños no les pase nada, pero hay que saber que si presentan síntomas como sangrado en la nariz, vómitos, vértigos o dolores fuerte de cabeza lo mejor es comunicarse con el seguro de salud para que lo puedan observar.

Conclusión
Las tierras lejanas en altitud son destinos de viaje familiares cada vez más populares. Sin embargo, la exposición a la altitud está asociada con patologías particulares. Los datos recientes sugieren que la altitud, especialmente para niños mayores o adolescentes, es relativamente bien tolerada, pero se requiere cierto grado de precaución. En general, la planificación de viajes es extremadamente importante, teniendo en cuenta que un viaje familiar debe ser libre de estrés y simplemente un placer.

En resumen
• Hasta 1500 metros: sin riesgo.
• De 1500 metros a 2500 metros: poco riesgo. Precauciones clásicas para la protección contra el frío y el sol.
• De 2500 a 3500 metros: primeros riesgos de MAM. La aclimatación es necesaria: unos 300 metros de ganancia de elevación por día.
• De 3500 a 4500 metros: fuerte riesgo de MAM. No suba a estas alturas con niños menores de 10 años, y favorezca una aclimatación gradual.
• De 4500 a 5500 metros: riesgo omnipresente de MAM. Estas altitudes solo son adecuadas para adolescentes mayores de 15 años que están preparados y aclimatados.
• Más allá de 5500 metros: dominio de la montaña muy alta, fuertemente desaconsejado para los niños y los adolescentes preparados.

RESERVACIONES



FACEBOOK

PAGUE AQUÍ CON:
Ir Arriba

UBÍQUENOS
Dirección: Q’ello Q’ello S/N, Pacchanta, Ocongate, Cusco - Perú

LLAMENOS
Teléfono de Oficina: 0051 983003505

ESCRIBENOS
Para mayor información escribenos a este E-mail: info@andestravelers.com
SÍGUENOS



Condiciones de Uso | Política de Cookies | Política de Privacidad

© Copyright 2019, Andes Travelers - Todos los Derechos Reservados.    |      Diseño Web: Publinet